¿Por qué la Agencia Tributaria española no es más simpática?

La Agencia tributaria española tiene aspectos sobresalientes. En general, los servicios de autoliquidación con soporte on-line son fantásticos en perspectiva internacional; su personal es de los más cualificados de la administración pública española; y es muy barata: para todo lo que recauda, sus medios son escasos. En todo lo anterior tenemos poco que envidiar a Canadá o Estados Unidos.

Sin embargo, podemos mejorar algunas cosas. En primer lugar, existe un cierto consenso en que deberíamos invertir más recursos. En particular, personal especializado en informática, que nos permita aprovechar en mayor grado el uso de las nuevas posibilidades tecnológicas (“big data”) para luchar contra el fraude.

En segundo lugar, tenemos que adaptar la agencia a la realidad de un país muy descentralizado como es España. Mi opinión al respecto es que deberíamos convertir la AEAT en una “agencia federal” como en Canadá, que prestase servicio a todos los niveles de gobierno, de forma que aprovechemos economías de escala y flujos informativos sobre los contribuyentes.

Finalmente, lo más fácil. La AEAT debe cambiar radicalmente su forma de comunicarse con los contribuyentes. Incluso para los que nos dedicamos a esto, a veces es difícil entender lo que se nos quiere decir. Tenemos que leer la carta 2 o 3 veces. ¿De verdad que no es posible explicar las cosas para que las entienda la gente? Mi propuesta es que los escritos sean sintéticos (todo lo que exija más de un folio, seguramente está mal explicado) y comprensibles para el no experto en derecho tributario. Y el que quiera conocer el detalle y los fundamentos de derecho, que tenga la opción de descargarse on-line informes todo lo prolijos que se quiera. Además, el tono de las cartas es extraordinariamente frío. La AEAT no debe perder de vista que se dirige a personas que están contribuyendo a la Sociedad. La experiencia internacional muestra que se pueden hacer las cosas con la misma severidad, pero con formas más amistosas y empáticas.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies